Resultado fiscal 2019 y 2020: qué esperar para cada año

Informe completo presentado: 19-06-2019

Resumen

  • La inflación proyectada en Presupuesto Nacional 2019 era de 23% (punta) y 34% (promedio). Sin embargo, los valores reales terminarían en el entorno de 40% (punta) y 50% (promedio). Ello implicará inevitablemente un beneficio para las cuentas públicas, explicado en gran medida por el atraso en la indexación del gasto y de las exenciones impositivas.
  • Del lado de los ingresos, el impuesto a las ganancias aportará más de lo previsto en un año recesivo, dado que el Mínimo No Imponible (MNI) se ajustó en apenas un 28,3% (en base al RIPTE de Octubre 2018), muy por debajo de la inflación.
  • Del lado de los gastos, la demora en la indexación jubilatoria aportará ahorros por el equivalente a 0,65% del PBI, explicado por una pérdida promedio del poder adquisitivo de las jubilaciones del orden del 8%.
  • También del lado de los gastos, el ajuste salarial estatal por debajo de la inflación promedio dejará su aporte de ahorro, cercano al 0,2% del PBI.
  • Finalmente, es de esperar que cualquier desvío sea minimizado por la licuación nominal del PBI. El Presupuesto Nacional 2019 estimaba el PBI corriente en AR$ 18,4 Bn, cuando lo más probable es que el mismo se acerque a AR$ 21,4 Bn (+16% de desviación).
  • Para el año 2020, en cambio, la situación será mucho más compleja. En un escenario de desinflación como el previsto según el consenso del mercado (REM), el esfuerzo que haría falta para llegar al 1% de superávit fiscal sería superior al 2,1% del PBI por la combinación de varios efectos. Más aún, hay otros factores (mencionados pero no incorporados en el 2,1%) que aportarían tensión adicional para el cumplimiento de la meta prevista.